Ver receta en el blog original: Jetsa y la cocina.


Supongo que al verla me diréis, eso no puede saber a morcilla, pues mira un ligero toque sí tiene, y es una buena manera de que toda la familia coma verduras.

Al buscar esta receta la podréis encontrar con diversos nombres: Morcilla vegana, morcilla de verano, morcilla vegetal, y un largo etcétera. La finalidad de esta receta es que quede como la típica morcilla de cebolla, la que se deshace, la que puedes untar sobre pan.

Yo suelo preparármela para bocadillo. Es fácil de preparar, humilde, sana y deliciosa. Espero que os guste.


Ingredientes para 2 personas

-1 cebolla.
-2 berenjenas medianas.
-30 gramos de piñones.
-1 cucharada de aceite de oliva.
-1 cucharadita de orégano.
-1 pizca de pimentón ahumado.
-Pimienta y sal al gusto.


Preparación

1. Lavar y secar bien las berenjenas.


2. Cortar por la mitad y hacer unos cortes, echar un buen puñado de sal y dejar reposar al menos media hora. (de esta manera eliminarán un poco de agua o jugo que es el que hace que piquen y sean indigestas)

3. Lavar las berenjenas bajo un chorro de agua para eliminar la sal. Cortar a cuadrados e introducir en el microondas unos 5 minutos para ablandarla.

4. Mientras, picar fínamente la cebolla.

5. En una sartén poner el aceite de oliva y pochar la cebolla a temperatura suave durante unos 15 minutos, hasta que esté transparente.

6. Incorporar la berenjena, los piñones, la sal, la pimienta y el pimentón.

7. Cocinar a fuego muy lento durante 30 - 40 minutos.

8. Añadir el orégano seco antes de servir.